Twitter

domingo, 23 de julio de 2017

Enfermedad y muerte


Ando por calles desoladasde sinrazón y silenciono hay comprensión aunque se busquecon ahínco obsesivono se encuentra sustanciaen quienes andan por estas calles.

Me busco y es difícil que me veanagradezco la invisibilidad de callardel observar sin necesidad de expresarme hablan las personas y las cosas que observopero ellas no saben nada de mí.

La enfermedad y la muerte siempre ahíen lo que dicen, en lo que desean,en sus vidas siempre presentespues en cada ser humano las encuentransin importar qué tan grave o qué tan próximala enfermedad y la muerte siempre están.

La identidad se adquiere como una patologíay ese mal se vuelve la identidadno es nadie quien no padeceno hay un punto identificable en el tiemposi no murió nadie.
En los años posteriores el diagnósticoo la defunción son un nacimientode un ser o de una era.

Morir es entonces una función importantepara los que siguen viviendo.El tiempo se vuelve otro, se siente distintosi se le busca, pues muchos viven ajenos a él,a pesar de que está en todoy nada puede haber sin su influencia.

Enfermar es entonces importantepara el que enferma.Nunca la vida está tan presente en unoasí como la conciencia de sernunca uno necesita tanto de un nombrepara ese mal que es el haber nacido.

Porque aún en el silencio absoluto y en la soledadtranscurren inevitables las cosasy nos seguimos preguntando quiénes somos.

domingo, 16 de julio de 2017

Trino

Como el ave que vuela
en una mañana que lo otorga un especial encanto
con su blancura, con la tristeza en el aire
el frío que llega al alma
en la soledad de su vuelo
imposible no respirar la melancolía
no embriagarse de la plenitud
que evoca el solamente observar
y escuchar y no decir nada
ni pensar.

Sombras, gris amanecer en silencio
rememorar las emociones primigenias
el inicio del uso de razón
y olvidar el resto
borrado por la caricia del viento
sin desear huir de este momento
sin que haya más que cielo
y el ave en su vuelo.

domingo, 18 de junio de 2017

Decisiones

La niebla es el medio en que cantan
adioses los árboles y la carretera,
el camino que conduce al pasado
al lugar abandonado por la mirada
y el abrazo del tiempo.

La lluvia son los dedos y manos
que intentan detenernos en el viaje
que jalan nuestras ropas
y nos ordenan que paremos
que paren los meses, los años.

En el cielo gris un pensamiento,
el del ave que se ha vuelto, cada día,
el delirar del abandono,
del añoro del hogar, de los instantes
en que solo encontramos lamentos
al cuestionar decisiones.

Decisiones, caminos que ahora nos llaman,
caminos que nunca volveremos a recorrer,
horas en silencio envueltos de visiones,
un pensamiento, cielo gris,
querencia,
                   la lluvia,
caminos,
                   la niebla.

martes, 4 de abril de 2017

Lejos

Lejos, sólo sé que estoy lejos
en el inicio y el final
de un mismo momento
en las horas, siempre las mismas
en los árboles el mismo viento
en mis ojos la imagen del desierto
barrido por la catástrofe del tiempo.

Solo veo el amanecer y el ocaso
ha desaparecido el reloj de la torre
marchan sin saber a dónde
una multitud desconcertada
nacidos solamente para ir hacia adelante.
Me preguntan por qué
y he olvidado todas las palabras.

Llegará el silencio
la quietud de las aguas del mar
se romperá el espejo
y ya no seré yo
se habrán ido estas horas,
el viento, el desierto dentro de mí
me habrá arrastrado el tiempo
todavía más lejos.