Twitter

domingo, 26 de diciembre de 2010

Divagaciones XIII: Memorias del 2010


Planeo que esta sea la última entrada del año, ya que de por si me olvido de escribir aquí y además quedan pocos días del 2010.

Y pues este año fue de muchos cambios para mi. Empezando con que ya estaba en mi último semestre de la prepa y que debía aprobar todas las materias, porque sino me quedaría sin entrar a la universidad. Al final solo batallé con una materia y lo verdaderamente difícil sería el examen de admisión de la universidad, en el cual tenía posibilidades prácticamente mínimas de entrar.

De entrada, mi terquedad por querer ingresar a la Facultad de Medicina en la UASLP, que es famosa por ser muy difícil entrar, me hacía no querer contemplar otras opciones. Al final me decidí por también intentar en la UANL, en la cual el examen de admisión era antes que en la UASLP, por lo tanto me serviría como un "ensayo".

Recuerdo que el viaje a Monterrey fue toda una experiencia. Fui con 2 de mis amigos que harían lo mismo que yo, presentar el examen tanto en la UANL como en la UASLP. Yo la verdad no tenía muchos ánimos al ir a Monterrey, ya que sentía que aún si entraba ahí y no en San Luis, preferiría pasar un año sin estudiar. Seguía yo, terco como soy, queriendo entrar a toda costa a la UASLP. Debo admitir que la Facultad de Medicina en la UANL es realmente impresionante, o por lo menos lo es en comparación con la de San Luis.

El examen en la UANL fue muy sencillo (fue únicamente el CENEVAL y en la UASLP además nos harían uno hecho por ellos), y la verdad sentí que entraría ahí. Cuando nos dieron los resultados me di cuenta de que no entré, pero no me afectó en absoluto, ya que mi principal objetivo era entrar en San Luis.

Estudié como un desquiciado por aproximadamente un mes lo que venía en el temario que nos dieron, aunque por mas que estudiaba no me sentía listo, seguía sintiendo que era prácticamente imposible entrar. Las estadísticas siempre lo desaniman a uno: presentan aprox. 1300 y entran únicamente 132, es decir, de cada 10 entra 1. Y no solo son aspirantes de San Luis, sino de todo el país e inclusive extranjeros. Muchos intentan por segunda o hasta por tercera vez entrar, y hay quienes jamás lo consiguen.

La noche anterior al examen apenas pude dormir, de verdad me sentía nervioso y con algo de miedo. Al final pensé que lo que fuera que pasara pues sería lo que me merecía, ni más ni menos. Si no entraba, tal vez de verdad no merecía estar ahí.

Ya ese día me sentía en paz, sin ansias, sin impaciencia, sin miedo. El examen me tomó por sorpresa ya que no venía casi nada de lo indicado en el temario, pero bueno, suponía desde antes que pasaría algo así. Al salir del examen me sentía como un zombi, es decir, no sentía nada, o más bien no sabía como sentirme. Estuve de verdad impaciente y nervioso durante la semana en la que teníamos que esperar los resultados, y en la noche anterior a los resultados de nuevo me dije a mi mismo que lo que pasara pues era lo que tenía que pasar.

A las 4:00 AM fuimos mi pa' y yo a buscar el periódico, en el cual vendría la lista de admitidos. Afuera de las oficinas del periódico había una cantidad impresionante de gente y pensé que tendríamos que esperar demasiado, pero yo no podía esperar. Una viejecita nos vendía el periódico un poco más caro, pero no dude un solo segundo en comprárselo. Al tenerlo en mis manos se desvanecían mis ganas por querer ver la lista, pero sabía que debía hacerlo. Al principio no encontraba mi clave, tardé un poco, pero ahí estaba. No podía creerlo. Lo había logrado.

Mi padre me había dicho algo muy cierto desde hace tiempo, que era mucho más fácil entrar a Medicina que salir. ¡Cuánta razón tenía!

Debo admitir que este primer semestre ha sido de lo más difícil de mi vida, ya que yo no estaba acostumbrado a tener que estudiar tanto. Ahora veo las cosas de diferente manera y pienso que esos 7 años que tendré que pasar esforzándome sin parar, valdrán la pena. Igual me he alejado cada vez más de personas con las que antes estaba siempre y de las cuales disfrutaba infinitamente de su compañía. Yo escogí esto, yo y nadie más.

Bueno, seguramente les dará una flojera muy grande leerlo todo, no tienen que hacerlo, tal vez no valga la pena. Espero que se le hayan pasado excelente esta Navidad y también quiero desearles a todos mucho éxito en este 2011 que se aproxima. ¡Gracias por leer!

lunes, 20 de diciembre de 2010

Despertar en Rioverde


Ayer al fin volví a mi hogar en Rioverde, SLP, después de pasar meses en la capital del estado por mis estudios en la universidad. Después de tanto estrés, escasas horas de sueño y meses de respirar formol todos los días a primera hora de la mañana, al fin tengo unas merecidas vacaciones. Me siento como uno de esos soldados que vuelven de la guerra, que al volver a casa llegan trastornados y bastante afectados por las cosas que vieron e hicieron en el campo de batalla. Ya no me es extraño el tener pesadillas en las que tengo que estudiar libros completos para un examen que es en unos días, o en las que me encuentro en el anfiteatro de la facultad, entre cadáveres.

Un descanso me era urgente, y lo único que deseaba ya en los últimos días de clases, era volver a Rioverde. Aún después de haber sabido que había aprobado mis materias, tuve que esperar, por uno u otro motivo, lo cual ya no soportaba. 

Y sí, ayer al fin volví...

9:30 am del día de hoy, yo apenas despertaba. Escuché el canto de aves que por mucho tiempo no escuché, sentí el agradable fresco de la mañana y no el intenso frío al cual me acostumbré en San Luis; también escuché el maldito ruido que hace la motocicleta del lechero, que seguramente fue lo que me despertó. Me sentía en casa de nuevo.

El pensar que próximamente solo tendré 2 semanas de vacaciones al año me pone a pensar en que de verdad tengo que aprovechar para hacer cosas para las que tal vez luego no exista tiempo; leer libros, salir con mis viejos amigos, dormir las horas que uno quiera, ya saben, cosas que uno extraña cuando está lejos de casa.

Anoche me costó mucho dormir. Me sentía raro al estar por fin en mi cama, sentía que todo lo que pasó en el semestre pudo haber sido solo un sueño. Pero no, estaba seguro de que no pudo haber sido un sueño.

Entre pensamientos vagos y reflexiones, recordé algo que un doctor, que es Neonatólogo, nos dijo en una clase de Embriología. Ya habíamos terminado de ver el desarrollo del bebé y todas esas cosas, y a él siempre le gusta relacionar la clase con sus experiencias o con lo que es la práctica clínica, y casi siempre terminábamos hablando de enfermedades congénitas. No recuerdo de cuál nos platicó, pero el punto es que se trataba de una enfermedad en la cual ya no había nada qué hacer por el bebé y que a el ya le había tocado muchas veces enfrentar esa situación. Una compañera le preguntó: "Doctor, ¿y qué hace uno en ese caso?" El doctor nos dijo, no sin pensarlo unos segundos, lo siguiente: "Darle cariño, aunque sea en los pocos días o pocas horas que esté a nuestro cuidado. Darle todo lo que uno pueda, y no dudar en hacer lo que los padres decidan."

Bien dicen que el médico pocas veces cura, a veces alivia, pero siempre debe de consolar.

" You're gonna have to go through hell, worse than any nightmare you've ever dreamed. But when it's over, I know you'll be the one standing. You know what you have to do. Do it. "

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Doña Tommy

Es una madrugada en la que los tacos ya no están abiertos y el alcohol se ha terminado. Uno camina por la calle con sus amigos semiconscientes, en busca de un lugar que aún a esas horas pueda proporcionarles alimento. Y es entonces cuando escucho a alguien sugerir un lugar, que según nos dice, abre a la media noche y cierra hasta que sale el Sol.

Unas enchiladas, buenas, según nos dice, y además baratas; a peso la enchilada, a $2.50 los tamborcitos. Nos preguntamos en dónde se encuentra aquel lugar, que a aquella hora parecía ya nuestra única opción. "Con Doña Tommy", nos contesta mi amigo, "ahí, por mi casa".

Doña Tommy. El nombre nos suena casi místico, familiar, tal vez lo habíamos escuchado antes.

Sin perder más tiempo, caminamos a donde nuestro amigo nos prometía estaría la legendaria Doña Tommy, preparando enchiladas a diestra y siniestra, aplacando el hambre de los madrugadores y de los jóvenes ebrios que a veces tiene la necesidad de sacar de su establecimiento.


Al llegar nos dimos cuenta de que tendríamos que esperar un poco, ya que la cantidad de gente que había en el lugar sobrepasaba nuestras expectativas, lo que nos decía que Doña Tommy es bastante buscada. El establecimiento es bastante pequeño, apenas caben unas 3 mesas, pero la gente hambrienta espera pacientemente afuera y fue por esa cantidad inesperada de gente que nos dimos cuenta de que la espera no sería corta.



Habrá pasado una hora, quizás, cuando al fin tendríamos la oportunidad de entrar. "Pásenle, pásenle. A ver, ¿qué van a querer?", nos recibía de este manera la señora Tomasa. Cada quien decía su orden, la señora solo escuchaba atenta, sin apuntar en algún papel. En poco tiempo, las enchiladas estaban listas y nos las entrego recordando quién las había pedido y cuántas.

Ahora tocaba evaluar lo que de verdad importaba: las enchiladas. El hecho de que fueran baratas tal vez las haría saber mejor. Pero si hubiesen costado lo que fuese, creo que hubiera dado lo mismo. Grasosas y majestuosas son las enchiladas de Doña Tommy, que aunque a algunas personas no les caigan muy bien, yo jamás he tenido ese problema. Para mí, sus enchiladas rioverdenses son de las mejores que uno puede probar.

Un carácter bastante fuerte y un gran carisma caracterizan a Doña Tomasa, un personaje que casi cualquier rioverdense que se haya encontrado en la misma situación que mis amigos y yo debe de conocer ya. Recuerdo que dudábamos sobre si ir o no, nos preguntábamos si no habría algo extraño en que abriera tan tarde y esas cosas que uno se preguntaría.

Ahora ya saben, si algún día están en Rioverde, SLP, son más de las 12 y quieren probar las enchiladas rioverdenses, deben visitar a Doña Tommy.

martes, 2 de noviembre de 2010

Recomendación: Radio Efímera

Muchas cosas me han impedido actualizar el blog, pero esta vez no tengo excusa. A pesar de que oficialmente no se me dio el "puente" por el Día de Muertos, a mi eso me importó poco y es por ello que hoy aprovecho para escribir una entrada nueva en mi blog.
_________________

En un post pasado, un buen amigo me comentó sobre una estación de radio que es de su agrado. Y bueno, ya la he estado checando por unos días y debo admitir que también se me hizo buena y por eso es que decidí hacerles la recomendación.

Se trata de Radio Efímera, un proyecto independiente iniciado en el 2004, que se creó con la idea de que fuera la radio ideal con la que sus creadores siempre soñaron, con la música y el contenido que ellos quisieran. Como dicen en su página, es "un medio libre, sin censura, irreverente y, por qué no decirlo, poético".

Los iniciadores del proyecto no habían tenido experiencia previa en radio o comunicación, ya que son personas que se dedican a cosas distintas, que tienen que ver más con el arte y la cultura. A pesar de ello, situación tal vez un poco desventajosa, Radio Efímera ha sabido salir adelante y crecer hasta convertirse en lo que es actualmente: una de las estaciones de radio más reconocidas y escuchadas en el ámbito cultural. Durante 2007 y 2008, logran obtener un apoyo económico por CONACULTA / FONCA.

La variedad de música que transmiten es muy buena (ahora suenan los Rolling Stones) y los programas también son de diversas temáticas. Está, por ejemplo, Tripulación Nocturna, que es un excelente programa cultural transmitido los martes a las 22:00, que está enfocado un poco más a la literatura y en el cual podrás escuchar entrevistas y conversaciones entre distintos escritores mexicanos o extranjeros.

Ansina pues, les recomiendo ampliamente que escuchen Efímera y lo pueden hacer a través de su sitio.

sábado, 2 de octubre de 2010

Recomendación: Ibero 90.9 FM

Yo gusto mucho de escuchar la radio, encuentro en ella el gusto de escuchar música que no conozco cuando me aburro de escuchar siempre lo mismo. También por el hecho de que las distintas estaciones cuenten con programación interesante en cuanto a temas de cultura, política, en fin, soy una persona que "necesita" información todo el tiempo.

Desde hace un tiempo ya me habían mencionado la estación radiofónica de la Universidad Iberoamericana y fue apenas hoy que decidí checarla. Ibero 90.9 FM se me hizo una excelente opción para nosotros que gustamos de la radio (tanto online como... como "no online"). Algo que se me hizo genial, fue la posibilidad de poder saber el nombre de la canción que suena en el momento o incluso las canciones que sonaron en la últimas 48 horas con tan solo entrar al sitio.

Entonces, esa fue mi recomendación. Escuchen Ibero 90.9 FM (para escuchar la programación al aire den clic en "en vivo" y seleccionen alguna de las opciones. Si no sirve alguna, intenten con otra).

-¿Te gusta escuchar la radio online? De ser así, ¿te gusta alguna estación en particular?

viernes, 17 de septiembre de 2010

Memory Serves

Hace unos días, aprovechando éste "puente", regresé a mi tierra natal, Rioverde, después de unos meses fuera debido a los estudios. Más que un viaje en el que uno se desplaza en el espacio, sentí que volvía a una época de mi vida en la que todo era tranquilo y siempre podía ver a mis amigos; sentí que el tiempo regresaba a un tiempo que parece ya muy lejano.

No sé ni para qué fui. Bueno, una amiga me invitó a cenar la noche del 15 y me la pasé muy bien, pero en sí, mi visita no tenía un objetivo en específico. Eso sí, me la pasé estudiando casi todo el tiempo que estuve en Rioverde, ya que tengo dos exámenes juntos la semana que entra (bendito bicentenario y su bendito puente...).

Hoy, viernes, acabo de regresar, ya que tengo anfiteatro mañana. En el camino, en autobús, iba escuchando Dommo y el Antics de Interpol (creo que ya les había dicho que es mi favorito). Y pensando, también iba yo. Pensando sobre todo lo que ha cambiado en mi vida. No solo sobre cosas de hace unos años o meses, sino también sobre las de hace unas semanas o incluso de hace unos días; sobre amigos que conocí hace años y sobre amigos que conocí por solo unas semanas, pero que, por un motivo u otro, ya no están más conmigo.

Cuando me di cuenta, ya había llegado a San Luis. Pareciera que el viaje en el tiempo no fue cuando iba a Rioverde, más bien cuando me alejaba de él.

El título no tiene nada que ver, simplemente puse el título de la canción que escuchaba en el momento.
________________

Hoy en la mañana, buscando un libro de mi padre para algo de Histología, me encontré "Memoria de mis putas tristes" de Gabriel García Márquez. Es de esos libros que siempre me están diciendo que lea pero que nunca había tenido la oportunidad. Veremos qué tal...

domingo, 12 de septiembre de 2010

Consejos de Asclepio


Igual y alguien de ustedes ya los ha leído, igual y no les importan en lo más mínimo, ya que ni siquiera consideran el estudiar Medicina. Igual y quieren estudiar o están estudiando Medicina.

El doctor que nos da clase de Anatomía nos recomendó su lectura un día, entre regaños. No sé si nos quería motivar, desanimar u otra cosa. En fin, los leí y me dieron mucho que pensar.

No importa si ya los leyeron, nunca está de más el volver a hacerlo. No importa si no les interesa estudiar Medicina, leerlos no será una pérdida de tiempo. Y si lo que quieres es estudiar Medicina, entonces léelos, sin dudar, ya que te ayudarán a concebir cómo es la vida de un médico (o la de un estudiante de Medicina).

________________________________


¿Quieres ser médico, hijo mío?

Aspiración es esta de un alma generosa, de un espíritu ávido de ciencia.

¿Deseas que los hombres te tengan por un dios que alivia sus males y que ahuyenta de ellos el espanto?

¿Has pensado bien en lo que ha de ser tu vida? La mayoría de los ciudadanos pueden, terminada su tarea, aislarse lejos de los inoportunos; tu puerta quedará siempre abierta a todos; vendrán a turbar tus sueños, tus placeres, tu meditación; ya no te pertenecerás. Los pobres, acostumbrados a padecer, no te llamarán sino en caso de urgencia; pero los ricos te tratarán como a un esclavo encargado de remediar sus excesos; sea porque tengan una indigestión, sea porque estén acatarrados, harán que te despierten a toda prisa tan pronto como sientan la menor inquietud; habrás de mostrar interés por los detalles más vulgares de su existencia, decidir si han de comer cordero o carnero, si han de andar de tal o cual modo. No podrás ausentarte, ni estar enfermo, tendrás que estar siempre listo para acudir tan pronto te llame tu amo.

¿Tienes fe en tu trabajo para conquistarte una reputación? Ten presente que te juzgarán no por tu ciencia, sino por las casualidades del destino, por el corte de tu capa, por la apariencia de tu casa, por el número de tus criados, por la atención que dediques a las charlas y a los gustos de tu clientela. Los habrá que confiarán en ti si no vienes del Asia; otros si crees en los dioses; otros si no crees en ellos. Tu vecino el carnicero, el tendero, el zapatero, no te confiará su clientela si no eres parroquiano suyo; el herborista no te elogiará, sino en tanto que recetes sus hierbas.

Habrás de luchar contra las supersticiones de los ignorantes.

¿Te gusta la sencillez?, habrás de adoptar la actitud de un augur.

¿Eres activo, sabes qué vale el tiempo?, no habrás de manifestar fastidio ni impaciencia; tendrás que aguantar relatos que arranquen del principio de los tiempos para explicarte un cólico.

¿Sientes pasión por la verdad? Ya no podrás decirla. Habrás de ocultar a algunos la gravedad de su mal, a otros su insignificancia, pues les molestaría. Habrás de ocultar secretos que posees, consentir en parecer burlado, ignorante, cómplice.

No te será permitido dudar nunca: si no afirmas que conoces la naturaleza de la enfermedad, que posees un remedio infalible para curarla, el vulgo irá a charlatanes que venden la mentira que necesita.

No cuentes con agradecimientos: cuando el enfermo sana, la curación es debido a su robustez; si muere, tú eres quien lo ha matado. Mientras está en peligro te trata como a un Dios, te suplica, te promete, te colma de halagos; no bien está en convalecencia ya le estorbas; cuando se trata de pagar los cuidados que le has prodigado, se enfada y te denigra.

Te compadezco si sientes afán por la belleza: verás lo más feo y más repugnante que hay en la especie humana; todos tus sentidos serán maltratados. Habrás de pegar tus oídos contra el sudor de pechos sucios, respirar el olor de míseras viviendas, los perfumes harto subidos de las cortesanas, palpar tumores, curar llagas verdes de pus, contemplar los orines, escudriñar los eructos, fijar tu mirada y tu olfato en inmundicias, meter el dedo en muchos sitios. Te llamarán para un hombre que, molestado por dolores de vientre, te presentará un bacín nauseabundo, diciéndote satisfecho "gracias a que he tenido la precaución de no tirarlo". Recuerda entonces que habrá de parecer interesarte mucho aquella deyección. Hasta la belleza misma de las mujeres, consuelo del hombre se desvanecerá para ti. Las verás por la mañana, desgreñadas y desencajadas desprovistas de bellos colores, olvidando sobre los muebles parte de sus atractivos. Cesarán de ser Diosas para convertirse en pobres seres afligidos por la desgracia. Sentirás por ellas menos deseos que compasión.

Tu oficio será para ti una túnica de Neso: en la calle, en los banquetes, en el teatro, en tu cama misma, los desconocidos, tus amigos, tus allegados te hablarán de sus males para pedirte un remedio. El mundo te parecerá un vasto hospital, una asamblea de individuos que se quejan. Tu vida transcurrirá en la sombra de la muerte, entre el dolor de los cuerpos y de las almas, de los duelos y de la hipocresía que calcula, a la cabecera de los agonizantes.

Te verás solo en tus tristezas, solo en tus estudios, solo en medio del egoísmo humano. Cuando a costa de muchos esfuerzos hayas prolongado la existencia de algunos ancianos o de niños deformes, vendrá una guerra que destruirá lo más sano y lo más robusto que hay en la ciudad. Entonces, te encargarán que separes los débiles de los fuertes, para salvar a los débiles y enviar a los fuertes a la muerte.

Piénsalo bien mientras estás a tiempo. Pero si, indiferente a la fortuna, a los placeres, a la ingratitud; si sabiendo que te verás solo entre las fieras humanas, tienes un alma lo bastante estoica para satisfacerte por el deber cumplido sin ilusiones; si te juzgas pagado lo bastante con la dicha de una madre, con una cara que sonríe porque ya no padece, con la paz de un moribundo a quien ocultas la llegada de la muerte: Si ansías conocer al hombre, penetrar todo lo trágico de su destino, entonces hazte médico, hijo mío.


viernes, 27 de agosto de 2010

Bicentenario

Si algo hemos escuchado los mexicanos hasta el cansancio últimamente es esa palabra de 12 letras que seguramente ya nos tiene por demás hartos. En la televisión anuncian documentales sobre la lucha de independencia de México en los que presuntamente se dice "la verdad jamás contada" y esas cosas; los reality shows adquieren nombres ridículos (como "La Academia Bicentenario") para atraer la atención de las incultas masas; cosas que poco o nada tienen que ver con lo que de verdad significan (o deberían significar) los supuestos 200 años de la independencia de nuestro país.

Para empezar, parece que aquellos que dicen que en este presente año se cumplen 200 años de "ser libres" no aprendieron nada en sus clases de Historia de la primaria. Resulta que de "ser libres" apenas se cumplirían 189 años este 27 de septiembre, porque, recordemos, lo que sucedió hace 200 años (1910) fue apenas el comienzo de la lucha por la independencia y no fue sino hasta 11 años después (1921) que se alcanzo dicho objetivo. Bueno, me quejo de la manera errónea en que se está expresando en los medios lo que celebramos en esta ocasión, pero, desgraciadamente, eso no es lo peor.

Algo que de verdad me provoco unas muy buenas carcajadas fue el asunto de Aleks Syntek y su canción "El Futuro es Milenario". Puede que la canción no sea tan mala, simplemente no es la adecuada para la ocasión... ¡Pamplinas! Es pésima, horrible, un asco. La escuché y no pude creer lo mala que era. Ganas no me faltaron para ser de esos que le recordaron la progenitora al señor Syntek, pero lo mejor vino cuando leí un tweet en el que decía que se retiraba de Twitter a causa del repudio que la gente le expresaba. Se me hizo gracioso al principio y debo admitir que después sentí algo de lastima por el, pero ahora se me hace gracioso de nuevo. No es para tanto, quizás.

Pero lo que para mí es lo peor de todo lo relacionado con "El Bicentenario" es la actitud de la gente, ya que siento que últimamente se ha acentuado en gran manera el disgusto de la gente con el gobierno. Ya sé que eso es lo más normal del mundo, pero hay personas que no distinguen entre lo que es "el gobierno" y lo que es "el país". Si quieren pueden odiar con todas sus fuerzas a los políticos, pero que ello no signifique dejar de apoyar al país, al pueblo. El progreso y el desarrollo del país dependen mucho de lo que hagamos cada uno de nosotros como individuos, es decir, que no nos importe lo que hagan los políticos, nosotros tenemos que adaptarnos a las circunstancias y salir adelante por nuestra parte. Claro que no está por demás decir que el sistema partidista que hay en nuestros tiempos hace todavía más difícil el progreso, aunque sea algo que ya todos sabemos o hemos de suponer.

Y así, en una época en la que el futuro de México es incierto, nos disponemos a celebrar lo que para muchos son mentiras y gastos excesivos innecesarios, pero que, a fin de cuentas, es algo que podemos ignorar si así lo deseamos.

No, no me olvidé de que también este año es el centenario del inicio de la Revolución Mexicana, pero creo que es algo de lo que hasta ahora no tengo ningún comentario, o por lo menos no ninguno negativo o parecido a los que tengo en relación con "El Bicentenario".

¡Viva México, señores!

martes, 10 de agosto de 2010

Idea

Creo que próximamente ya será mucho menor la actividad en mi blog, por la universidad, por supuesto. A pesar de ello, tengo varias ideas que espero poder llevar a cabo. Veremos qué pasa...

domingo, 1 de agosto de 2010

A Sense Of Purpose

Dedicaré ésta, la entrada 131 de mi blog, para algo que para mi es especial.

Todas las personas tenemos sueños, aspiraciones; todos queremos lograr algo en nuestras vidas. Yo en particular, me fije la meta de ser médico y estoy dispuesto a dejar por completo mi vida social por estudiar si es necesario para lograrlo. El decidir a lo que me dedicaré, el decidir lo que seré, no fue una decisión fácil. Muchos motivos tengo para haberlo decidido y no tengo duda alguna de que fue lo ideal.

Sin embargo, ¿no aspiro a nada más? ¿Solo quiero ser médico y ya? ¿Es la vida así de simple? Claro que no. Todos aspiramos a algo más. Siempre queremos más.

En mi caso no es la excepción. Como muchas personas, porque hay algunas que no, quiero casarme, formar una familia, en fin, tener una buena vida y ser un hombre de bien. Y fue ayer que estaba reflexionando de estas cosas con un amigo, y nos dimos cuenta de que el tiempo pasa rápido y de que todo eso de lo que platicábamos no estaba tan lejano.

También existe la clase de personas que sueñan con lograr algo en especial. Ahí me incluyo, ya que uno de mis sueños es realizar la hazaña de Filípides: correr un maratón. Claro, no solo correr la distancia de la cual está comprendida una competencia de éstas, sino participar en un maratón importante, tal vez en el de Nueva York, ya veremos. Desde ahora me preparo para ello, ya que es algo que de verdad quiero lograr.

Todos tenemos propósitos en la vida y si no nos empeñamos en realizarlos, jamás podremos alcanzar la gloria. Yo he aprendido que hay que persistir, sin importar lo difíciles que se vean las cosas.

lunes, 12 de julio de 2010

Cosas que aprendí en la prepa

Hace ya tiempo que salí de la prepa (meses, días, no me acuerdo) y debo admitir que fue una época grandiosa, mucho mejor que la secundaria, llena de experiencias buenas y malas, días de cantidades extremas de tarea y estrés, pero también días de júbilo y muchas bebidas embriagantes.

Mencionaré algunas cosas que aprendí o de las que me dí cuenta durante los dos años de prepa (no, no me refiero a cosas que nos enseñen los maestros, sino cosas que uno tiene que aprender por si mismo).

- Uno debe aprender a ser independiente. No dependas de los demás. Si quieres que algo se haga bien, hazlo tu mismo.

- Cuando hagas trabajos en equipo: entre menos integrantes en el equipo, mejor.

- Las apariencias engañan. De verdad.

- Hay mujeres guapas que no son inteligentes. Hay mujeres feas que son inteligentes. Pero hay mujeres que no tienen nada de lo anterior. No por carecer de algo, van a tener lo otro.

- Hay personas que cambian mucho. Pero mucho, descaradamente.

- La educación de verdad es pésima en México.

- A las personas no les importa si les dices la verdad. Mejor diles lo que quieran escuchar.

- La hipocresía es natural para la mayoría de la gente (eso no quiere decir que tengo que serlo yo).

- Las mayorías rara vez apoyan lo que es correcto.

- Lo mejor y lo correcto no son lo mismo.

- No intentes cambiar la manera de ser de las personas. Si ellos son como sea que sean, déjalos. Cada quien debe ser responsable de las consecuencias que puedan tener sus actos.

- Siempre piensa antes de hablar. Siempre.

- Hay personas que quieren llamar la atención a toda costa. Simplemente ignóralos.

- Nunca te tomes un vaso de vodka solo de golpe.

- Es muy cierto el dicho de que la gente presume aquello de lo que carece.

- También es muuuy cierto el dicho que dice: "Entre broma y broma la verdad se asoma".

- El pasado no debe olvidarse. Se debe aprender de él.

- Aunque las personas se unan a grupos o le den "Like" a páginas en Facebook que digan algo ingenioso, la mayoría de las veces seguramente no saben ni lo que significa.

- La gente dice muchas cosas por Messenger o por Facebook, pero no dirían lo mismo en persona.

Y hasta aquí le voy a dejar, por ahora. Seguramente luego escribiré una segunda parte, depende de si tengo tiempo o ganas.

Cafujo Keychains!

Tal vez alguna vez hayan visto el banner que hay ahí abajo, el de Cafujo Keychains, y se hayan preguntado qué anuncia o qué onda, bueno, ésta vez hablaré sobre los llaveros de mi amigo Cafujo y cosas relacionadas.

Primeramente, es Cafujo quien hace los llaveros, así que tu puedes decirle de qué quieres tu llavero. Puede ser de lo que quieras: el logo de alguna banda, de algún videojuego, de lo que quieras, lo único que tienes que hacer es, al momento de hacer tu pedido, adjuntar una imagen de el "modelo" del que quieres el llavero.

Puedo decirles que yo ya he hecho pedidos de llaveros, y de verdad que están geniales; son baratos, resistentes, y son de lo que tu quieras. Buenos, bonitos y baratos (detalles de precios y envíos aquí).

Así que, con mi recomendación, qué esperan! Chéquen la página, chéquen el catálogo y hagan su pedido en la siguiente dirección: ventas@cafujokeychains.com


viernes, 26 de febrero de 2010

Cavilaciones

If my life had come to an end, then for me personally I can say this -- it would have merely been a liberation from worries, sleepless nights, and grave nervous disease. It is only the fraction of a second, and then one is freed from all that and one has one's quiet and eternal peace.